El filosofar autobiográfico

[Montaigne] Por lo demás, condena todo intento de evadir los límites propios del hombre en cuanto tal, toda queja sobre la suerte y la condición del ser humano. Es inútil imaginar una naturaleza más perfecta que la del hombre y lamentar que no haya sido concedida a este. Es menester que el hombre acepte su condición y su suerte y que solo aspire a comprender con claridad la una y la otra. Esta es la meta del filosofar autobiográfico de Montaigne.

Abbagnano & Visalberghi, Historia de la pedagogía (1957).

Será cierta riqueza

Cuanto a los negocios, «será cierta riqueza dejar a los hijos tantos bienes de fortuna que no se vean constreñidos a pronunciar esa tan acerba (y a los libres ingenios tan odiosa) palabra: ‘yo te ruego’. Pero sin duda será mayor herencia legar a los hijos una tal firmeza de ánimo que prefieran sufrir pobrezas a rogar o a servir para alcanzar riquezas»

Della famiglia, Leon Battista Alberti (1404-1472), as excerpted in

Abbagnano & Visalberghi, Historia de la pedagogía (1957).

Una fidelidad dogmática

Sabido es que en el espíritu de todo creador de nuevas teorías todo es más fluido y flexible que en el espíritu de los discípulos, a quienes les falta la viva fuerza creadora y que, por tanto, tienden siempre a suplir esta falta de libido por una fidelidad dogmática.

Carl Jung, Teoría del psicoanálisis (1912).

Los dioses

El hecho de que este problema desempeñe un papel tan importante precisamente en las religiones, no es de ninguna manera sorprendente, puesto que la religión representa uno de los apoyos más eficaces de nuestro proceso de adaptación psicológica a la realidad. Lo que más impide toda nueva adquisición en el proceso de la adaptación psicológica, es la fijación conservadora de lo antiguo y de actitudes pasadas. Sin embargo, el hombre no es capaz de despojarse sin más ni más de su personalidad anterior y de objetos precedentemente codiciados, porque con ello se despojaría de su libido que mora cerca de su pasado. De este modo, empobrecería hasta cierto punto. Es justamente aquí donde interviene la religión, asegurando el encauzamiento de la libido relacionada con los objetos infantiles (=padres), a través de canales de símbolos muy adecuados, hacia unos representantes simbólicos de los anteriormente habidos: los dioses, con lo cual se hace posible la transición del mundo infantil al mundo adulto. Con ello, la libido encuentra una nueva aplicación social.

Carl Jung, Teoría del psicoanálisis (1912).

Aponía y ataraxia

La ética de Epicuro hace del placer el principio y el fin de la vida feliz. Pero el placer de Epicuro es el placer estable que consiste en la simple privación del dolor, no el placer en movimiento que consiste en la alegría y en el júbilo. Por tanto, el máximo placer es la aponía, o total ausencia del dolor, y la ataraxia, o ausencia de toda turbación.

Un tal placer solo puede alcanzarse limitando las necesidades. Las necesidades naturales son imprescindibles cuando se requieren para alcanzar la felicidad o la salud corporal o para la vida misma. Solo estas se deben satisfacer, las otras deben eliminarse. En saber elegir y limitar las necesidades consiste la sabiduría, que es, por tanto, la cosa más necesaria para la vida, y más preciosa que la misma filosofía.

Epicuro admite que la vida feliz incluya la amistad; más aún, exalta este vínculo por sobre todas las cosas. A la amistad permanece extraño quien busca en ella solo el provecho o quien de ella elimina totalmente el provecho: el primero considera a la amistad como un intercambio de ventajas; el segundo destruye la esperanza de ayuda que juega una parte tan importante en ese sentimiento.

En cuanto a la vida política, Epicuro, a diferencia de los estoicos, la desaconseja: «Vive apartado» es una de sus máximas fundamentales.

Abbagnano & Visalberghi , Historia de la pedagogía (1957).

So necessary for virtue

We have more respect for a man who robs boldly on the highway, than for a fellow who jumps out of a ditch, and knocks you down behind your back. Courage is a quality so necessary for maintaining virtue that it is always respected, even when it is associated with vice.

Dr. Johnson, as in Boswell’s Life of Johnson.

Todo cuanto existe tiene una razón suficiente para existir, hasta el psicoanálisis

Los «Tres estudios» de Freud despertaron por eso no sólo violenta oposición, sino hasta verdadero escándalo. Será, sin duda, superfluo llamar la atención sobre el hecho de que no se hace ciencia escandalizándose, y de que si bien convienen al moralista argumentos de escándalo moral —ya que esto pertenece a su ocio—, no es éste el caso del hombre de ciencia cuya línea directriz debe ser la verdad y no el sentimiento moral. La decisión sobre la verdad se encuentra única y exclusivamente en el campo de la observación y del trabajo investigador.

Carl Jung, Teoría del psicoanálisis.

Unceremoniously

There’s a scene in Netflix’s mini-series Collateral. A middle-aged woman with not-so-marked oriental physical traits enters a church at midnight, no one there but her. She confidently walks the aisle, sits down on a bench —her feet dangling off the bench in front—, tilts her head up, and says out loud,

God, I’m a mess.

That strikes me as truly and deeply religious.