Y Resentida, Débil, Perdida, Autoritaria y Mojigata.

En mi vida, el ocho de marzo nació como un día cualquiera. Un año descubrí, con curiosidad, que era el Día de la Mujer Trabajadora. No sé cómo, más tarde se convirtió en el Día de la Mujer, sin más, y me pareció bien, y me sentí orgulloso de formar parte activa de una sociedad que en un día así celebraba haber querido y haber podido conseguir la igualdad, arrinconar el sexismo y reivindicar lo femenino como exactamente igual de bueno que lo masculino.

Ahora se ha convertido en el Día de la Mujer Discriminadora, y el orgullo ha dado paso al desprecio —moral e intelectual.

Y a tener que volver a luchar contra la opresión del sexismo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s