Los dioses

El hecho de que este problema desempeñe un papel tan importante precisamente en las religiones, no es de ninguna manera sorprendente, puesto que la religión representa uno de los apoyos más eficaces de nuestro proceso de adaptación psicológica a la realidad. Lo que más impide toda nueva adquisición en el proceso de la adaptación psicológica, es la fijación conservadora de lo antiguo y de actitudes pasadas. Sin embargo, el hombre no es capaz de despojarse sin más ni más de su personalidad anterior y de objetos precedentemente codiciados, porque con ello se despojaría de su libido que mora cerca de su pasado. De este modo, empobrecería hasta cierto punto. Es justamente aquí donde interviene la religión, asegurando el encauzamiento de la libido relacionada con los objetos infantiles (=padres), a través de canales de símbolos muy adecuados, hacia unos representantes simbólicos de los anteriormente habidos: los dioses, con lo cual se hace posible la transición del mundo infantil al mundo adulto. Con ello, la libido encuentra una nueva aplicación social.

Carl Jung, Teoría del psicoanálisis (1912).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s